20 MARZO 2012                                                                                                                                                                                                                                                                                  

SUEÑOS QUE CON ESFUERZO SE VAN HACIENDO REALIDAD

“Sueños que con esfuerzo y valor se van haciendo realidad” así escribió su blog la joven jayuyana Carelyn Cordero en la cual pertenece al Club de Tenis de Mesa Tainos de Jayuya. Carelyn es una joven becada por la Federación Internacional en el Centro de Alto Rendimiento de Kopping en Estocolmo, Suecia, la beca incluye los gastos de alojamiento, Comida y Entrenamiento. La joven jayuyana ha tenido la oportunidad de tener el apoyo del Club de tenis de mesa de su pueblo y de la Federación Puertorriqueña de Tenis de Mesa (FPTM) en la cual le cubre los gastos aéreo.
El 17 al 24 de mayo irá con la selección nacional al Campeonato Iberoamericano en Lisboa, Portugal y del 25 de marzo al 2 de abril al Campeonato Mundial en Dortmund, Alemania (ambos gastos cubiertos por la FPTM).
Los padres de Carelyn están totalmente comprometidos y en contacto directo con ella en todo momento inclusive brindan apoyo económico en sus gastos personales. Aquí les dejo el blog que escribió la joven jayuyana que al igual que tú tiene metas y lucha por su sueños.
Sueños que con esfuerzo y valor se van haciendo realidad.


Por Carelyn Cordero
Estocolmo, Suecia


Comienzo por decirles que comencé mi camino como todos ustedes. La verdad no tenía más habilidades que otros niños ni nada por el estilo. Solo era una niña que le encantaba el modelaje, jugar con muñecas, correr en fin todo lo que a una niña le gusta hacer. Un día por casualidad una amiga me llevó al club donde se practicaba el tenis de mesa. Desde que entré al lugar, algo dentro de mí cambió. Desde el primer momento, solo quise tocar la raqueta y coger una bolita en mi mano. Fue amor a primera vista. En donde quiera que me pregunten lo digo con orgullo, el tenis de mesa me enamoró.
A la corta edad de 12 años me ofrecieron ir al Albergue Olímpico en Salinas. Acepté y ahí fue cuando tuve que dar mi primer gran paso en mi vida. Dejar mi pueblo de Jayuya, mi familia, mis amigos. Algo que nunca planifiqué pero sucedió y tuve que ser madura y tomar una decisión por el deporte que amaba. Tenía que subir otro escalón más y esa era mi única oportunidad.
Allí estuve mi primer año fuera de casa. Al paso de un año la decisión fue más dura. En el 2007 una puerta bien grande se abrió y de una hora y media de mi casa a Salinas, pasaron a ser 10 horas pero en avión. Me ofrecieron una beca en Barcelona, España para entrenar y estudiar. Pasé 2 años allá hasta que finalizó mi beca.
La verdad es que en España aprendí una cultura un poco diferente a la nuestra. Hasta tuve que aprender el idioma Catalán que es la lengua de Catalunya donde viví esos dos años.
Luego volví a mi querida isla. Aquí seguí entrenando muy fuerte para una clasificación a los primeros Juegos Olímpicos Juveniles en Singapur en el 2010. Un mes antes de la eliminatoria fui a China a entrenar. Por mi sorpresa y la de todos los puertorriqueños, clasifiqué. Entrené y me esforcé mucho para eso. Pero aun así siguió siendo una sorpresa para mí. Había logrado algo que había marcado la historia en la Federación Puertorriqueña de tenis de mesa en Puerto Rico.
Uno no espera muchas cosas que le pasan en la vida. Sean buenas o malas pero aún así hay que seguir. No importa el problema pues siempre hay posibilidades en la vida para todo.
Nunca esperé que estando en Singapur, en un campamento de entrenamiento con las mejores jugadoras del mundo, se fijaran en esta jibarita Puertorriqueña, que por cierto no estaba entre las mejores del torneo. Pero aún así vieron mis fuerzas, mis ganas de luchar en cualquier momento, fuese práctica o torneo. La Federación Internacional de tenis de mesa me ofreció una beca para Suecia. Pues otra vez me querían en el continente europeo. Siempre analizábamos estas propuestas mi familia y yo pero ellos siempre me han dejado decidir mi camino, pues siempre he sido seria y he tenido un norte en mi vida. Volví a irme en Octubre del 2010 a Suecia, un país donde solo hablan sueco, es frío y muy diferente a todo lo que somos y hay en nuestra patria. Este es mi segundo año en Suecia y ahora mismo les escribo de acá.
No sé que me traerá la vida en el futuro pero por ahora, aprovecho toda oportunidad que aparezca en el momento. En este momento de mi vida estoy representando a mi país con orgullo y valor. Abriendo brechas para los niños que vengan detrás para que en el futuro nuestro deporte sea uno reconocido sobretodo en nuestro país y que se escuche hablar de nuestra isla y nuestros esfuerzos en todo el mundo.
Si es lo que deseas y amas, pues hazlo no pongas peros porque en el futuro te arrepentirás. Cada uno de nosotros tenemos nuestros sueños en la mano. Hace falta movernos, hace falta luchar, ser valientes, no hay nada que perder en cambio mucho que ganar. El camino nunca ha sido fácil, pues tanto en el deporte como en la vida se requiere mucho esfuerzo y también sus sacrificios. No siempre ganarás, puedes tropezar y hasta caer pero para eso estamos vivos, para aprender y levantarse en todo momento. Cada uno de nosotros tenemos nuestros sueños, sigue tu corazón que el mundo es grande, todo se puede, hazlos realidad.

 

Vivencias y Experiencia - Apoya el sacrificio y entrega

El joven Utuadeño Daniel González, ha demostrado tener potencial para seguir sus sueños. Sus sacrificios lo han llevado a residir en España, perteneciendo al Club de San Sebastián de los Reyes. Daniel practica con personas de nivel competitivo en el tenis de mesa en Madrid. Aquí les dejo una nota que el joven tenista escribió sobre el tenis, los sacrificios que conlleva ser el mejor.


Por Daniel González:


Algunas personas no entienden que el tenis de mesa es un deporte hermoso. Hay muchas personas que ni siquiera conocen que el tenis de mesa es un deporte olímpico. Aquellas personas que juzgan a este deporte sin conocer su fundamental rol en los deportes de raqueta, son las mismas que dicen: “No es un deporte, es un hobbie”, “casi nadie juega en este país” y “tenis de Mesa y ping pong es lo mismo”. A estas aseveraciones, yo solo respondo con una sonrisa. Para mí, el tenis de mesa es una forma sana de vida. Aunque yo practicaba otros deportes cuando pequeño, como el béisbol y el baloncesto, comencé a jugar el tenis de mesa a los 10 años.
Cuando me inicie en este deporte, siempre me tenía que levantar temprano para ir a los torneos que eran en Guaynabo, San Juan, Carolina, Humacao, Ponce, y en otros lugares de mi querida isla.
Seguí entrenando fuerte, y me propuse como meta el representar a Puerto Rico, aumentando mi nivel de juego, logrando cumplir mis metas a corto y largo plazo. Gracias a Dios, a todo ese esfuerzo, los sacrificios, la paciencia de mis entrenadores, mi familia y a la Federación de Tenis de Mesa de Puerto Rico, logré subir mi nivel y me becaron en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) en Barcelona España a mis 14 años. En Barcelona estuve becado por dos años, los cuales fueron de mucho esfuerzo, sacrificio y determinación. Esos dos años fueron muy duros, porque era la primera vez que me iba a vivir fuera de mi casa y en otro país, sin mi familia, mis amigos, la comida no era igual, la escuela, el idioma, en fin todo era muy diferente y tenía que adaptarme en poco tiempo. Fueron dos años difíciles, donde hubo mucho esfuerzo, sacrificio y empeño para subir mi nivel de juego, logrando así más confianza y determinación en mi juego y metas.
Luego de terminar esos dos años difíciles, pero de mucho provecho en Barcelona, España, en mi segundo semestre del 2009 vuelvo a Puerto Rico y comienzo a entrenar a tiempo completo y estudiar por “homeschooling”. Esa decisión fue muy complicada, porque no tenía tiempo para ver a mis amigos, no estaba en la escuela socializando, no pude disfrutar de mis años de escuela superior como un joven normal y corriente, sin embargo era la mejor decisión con respecto a mis metas y objetivos a corto y largo plazo.
En el periodo de enero a marzo del 2010, me dieron la oportunidad de irme al club San Sebastián de los Reyes en Madrid, España, para entrenar y jugar por el club de las Rozas, todo eso gracias a la recomendación de mi compañero de equipo nacional Héctor Berrios y a la Federación de Tenis de Mesa de Puerto Rico. Luego de haber participado por varios meses en España, regreso a Puerto Rico con una gran experiencia y satisfacción, ya que entrené fuerte, jugué muy bien y subí mi nivel de juego. Tan es así, que el club San Sebastián de los Reyes, me solicito para jugar con ellos en la próxima temporada, donde ellos me daban el alojamiento, la Federación los pasajes y mis padres el resto de los gastos.

Desde esa primera participación con el club San Sebastián de los Reyes, he estado practicando y jugando en la “División de Honor“ teniendo que dedicarme a todo lo relacionado al mantenimiento de una casa (cocinar, limpiar la casa, lavar la ropa, hacer compra, etc.…) la cual no era tarea fácil, ya que comencé a hacer esto a los 16 años.
Llegaba muy cansado de entrenar para ponerme a hacer las tareas del hogar. Pero todos estos sacrificio me han dado frutos tales como: ser Campeón del Caribe adulto en el 2010 en por equipos y en dobles masculinos. Fui subcampeón del Caribe individual del 2010 en juvenil, adulto y sub 21, Campeón del Caribe juvenil 2010 por equipos, dobles mixtos y dobles masculinos. En los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se celebraron en Mayagüez en el 2010, gané la medalla de bronce por equipos. En el 2011 fui Campeón del Caribe juvenil en individual, por equipos y dobles masculinos y subcampeón en dobles mixtos. Campeón Latinoamericano del 2011 en dobles, subcampeón en dobles mixtos y medalla de bronce en individual y por equipos, ayudé a llegar a Puerto Rico en la posición número 15, en el mundial de Bahréin y llegué en séptimo lugar en el Lasta Word Junior Circuito del 2012, que se celebró hace unas semanas en el Centro de Convenciones en San Juan.
Es muy fácil criticar a los que somos atletas y competidor a tiempo completo, como es mi caso. Pero nadie sabe el sacrificio que implica serlo. Detrás de un atleta hay una juventud perdida por cumplir un sueño. Perdemos amigos, momentos familiares, matrimonios, bautizos, nacimientos, veranos enteros, por entrenar o competir, dejamos el alma todos los días para mejorar y superarnos, pero la gente no ve eso, por eso cuando veas a un atleta apláudelo, porque para estar ahí, su sacrificio fue tres veces más del que tú haces o piensas.

 

                             
Copyright 2010 - 2010 FPRTM. All rights reserved - web master - edwingraphics@gmail.com